John Barrios, es un empresario mexicoamericano exitoso, dueño de LBarrios & Associates, Inc. ha trabajado toda su vida para alcanzar el éxito y el reconocimiento en el sur de California.

La madre de Barrios es originaria de la bella y mágica ciudad de Guadalajara en México, mientras que su padre nació en Colorado, sin embargo, sus bisabuelos también poseen ascendencia mexicana, ya que nacieron en la ciudad con “Rostro de cantera y corazón de plata”, hablamos del estado de Zacatecas.

Sin embargo, John Barrios nació y creció en el sur de California, pero sí reconoce que vivió con ambas culturas en casa y aprendió a hablar la lengua materna, el español.

“Yo aprendí español y estoy muy agradecido con mis padres porque me enseñaron, porque gracias a él se me han abierto puertas laborales y me ha servido mucho a lo largo de mi carrera y mi vida personal, y es de las mejores experiencias haber crecido en un hogar multicultural”, nos dice.

Es por eso que el mexicoamericano lamenta cuando las terceras generaciones ya no mantienen todas esas tradiciones y el idioma español “duele cuando miro a terceras generaciones en Estados Unidos que ya han perdido el idioma de español, ya que solo aprenden el inglés y se lo quedan con único idioma”.

Barrios es el menor de cinco hermanos, y siempre ha sido una persona muy trabajadora, que debe mantenerse ocupado en algo, es por eso que a la corta edad de siete años decide buscar su primer empleo, “iba donde mis vecinos y me ofrecía para limpiar las ventanas, cortar el césped, arreglar jardines y otras actividades que me pudieran generar ingresos”.

Desde pequeño, el empresario reconoció la importancia y el valor de trabajar para generar ingresos, “en ese tiempo si me pagaban $0.25 o algo, para mí ya era tener mucho dinero y me gustaba”.

Barrios inició con sus estudios universitarios, pero tuvo que abandonarlos luego de su padre enfermara, ya que debió buscar un empleo y ayudar a su madre con los gastos de la casa, es de esa forma que a los 21 años termina trabajando en un hipódromo en el sur de California, donde inició con un salario de US$10 la hora y sin beneficios.

Uno de los campos de juego que ha trabajado LBarrios & Associates, Inc.

“En ese tiempo ganar esa cantidad, era un buen ingreso, pero siempre tenía presente que deseaba continuar mis estudios”, recuerda.

Es de esa forma que, a los 27 años de edad, Barrios regresa a las aulas en Mt. San Antonio College, donde se inclina por la carrera académica de Ciencia Hortícola y dónde, además, se especializa en Gestión Deportiva.

El empresario eligió esa carrera porque luego de más de 6 años trabajando en el hipódromo, tenía la experiencia y el interés de continuar en dicho rubro “trabajar en el hipódromo despertó esa curiosidad e interés en realizar ese trabajo, porque luego de pasar trabajando entre 50 y 70 horas en el hipódromo, sabía que lo demás se me haría muy fácil por la experiencia que había acumulado”.

Sin embargo, su trabajo y estudio, exigían todo el tiempo llegando a trabajar entre 50 a 70 horas semanales y estudiando por la noche, “estuve cinco años con esa rutina hasta que finalmente me gradué, pero todo ese esfuerzo ha valido la pena”, afirma.

Barrios asegura que gracias a que logró terminar su carrera, recibió mejores oportunidades laborales dentro del hipódromo, donde continuaba trabajando, “cuando terminé mi carrera llegué a tener un salario anual de US$103 mil dólares, más beneficios y es cuando reconocí y me convencí aún más de como la educación abre más puertas y mejores oportunidades”.

Luego de terminar sus estudios Barrios sabía que era hora de dar el siguiente paso y enfrentarse al reto de iniciar una empresa, “cuando ya tenía la experiencia, los contactos y el deseo de hacer otra cosa, es que decido poner mi propio negocio, el cual inicié con un primo”.

De esa forma en el 2000 ambos inician con su propia empresa, pero tras 15 años deciden separarse y Barrios compra la parte de su primo y se queda con la empresa de construcción y mantenimiento de campos deportivos.

Actualmente con su empresa emplea 29 personas con plazas fijas, luego en cada construcción, remodelación, se van generando nuevas oportunidades de empleo en dichas áreas.

El empresario trabaja entre 19 a 20 horas diarias “únicamente duermo 4 horas en el día, creo que ya estoy acostumbrado y es algo normal en las personas que siempre están buscando el éxito”.

El mensaje que tiene Barrios es claro “sigan sus sueños, nada es fácil, no tengan miedo de estudiar, por experiencia propia puedo decir que acumular toda la experiencia en un trabajo es importante, pero hay que esforzarse más por una carrera y llevar la experiencia y el estudio de la mano, cuando inicie en la universidad me di cuenta que era el estudio la pieza faltante en mi rompecabeza para superarme, porque la experiencia es una parte que se debe complementar con la educación y viceversa”.

Ante eso recalca que cuando se junta la educación y la experiencia “es mucho mejor porque te da una ventaja que ayuda mucho en la vida laboral y siempre haz productivo tu día, se debe tener disciplina y la ambición para no fallar”.

Actualmente debido a la pandemia de COVID19, reconoce que no tienen mucho trabajo en la rama de campos deportivos, debido a las medidas que hasta el momento prohíben cierto tipo de reuniones deportivas en California, sin embargo, su empresa hace construcción, mantenimiento y también renta de equipo, por lo que han logrado mantenerse.

Pero recalca, que mucho del trabajo que su compañía ha realizado en Estados Unidos, ha sido precisamente en campos deportivos de escuelas y también de ligas profesionales de baseball, fútbol americano y fútbol soccer.

Además, previo a toda la crisis que generó la pandemia también ha realizado consultoría deportiva, “viaje a México para hacer consultoría para unos estadios de fútbol de la Liga Mexicana y se me han abierto muchas puertas con la experiencia, la dedicación y la edad porque uno viene haciendo muchos contactos que lo van refiriendo”.

Y es para el empresario los premios más importantes se los dan las personas que lo recomiendan, porque eso habla de la calidad de trabajo que realiza, explica, “lo que más me ayuda a mí es el trabajo que realizo, porque no es tanto que yo ande buscando trabajo, más del 90% del trabajo que tenemos es por referencias y nos ha ayudado mucho especialmente durante esta pandemia de COVID19”.

Actualmente, Barrios tiene 58 años de edad por lo que ha decidido comenzar a entrenar a una persona para que puede asumir una parte de la gran responsabilidad de llevar una empresa.

“Estoy entrenando a otra persona, para dar el paso a la siguiente generación que asuman nuevas responsabilidades y deseo estar siempre trabajando, pero quizás dedicarme más al área de consultoría y ayudar a otras personas”.

El empresario confiesa que no tuvo hijos y asegura que si los hubiera tenido habría dedicado menos horas al trabajo, así que ahora instruye a una de sus empleadas para que pueda tomar su lugar algún día.

“Hay una persona que comenzó a trabajar aquí en la oficina y ella estaba estudiando veterinaria, pero, después de tantos años de trabajar con nosotros, empezó a hacer muchas preguntas, cambió su carrera para enfocarse en una de campos deportivos, y seguir mis pasos y espero que la nueva generación mantenga siempre el buen nombre que he cosechado durante toda mi vida, porque llega un momento en que el trabajo se convierte en mi familia y ahora en mi legado”.

Cuando, Barrios inició entrenando a la joven todos solían preguntar si era su hija recuerda “y yo les decía que era mi hija adoptada, porque el el trabajo a veces se crean lazos familiares”. Para finalizar, el empresario realizó nuevamente un llamado a perseguir los sueños, “trabajar duro, estudiar, ser responsable, hay que trabajar duro y tener orgullo de lo que uno hace, porque si se hace un buen trabajo nunca le van a faltar clientes, siempre lo van a referir, y va ser uno de sus mayores logros”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here