Los tamalitos de viaje guatemaltecos son muy populares durante el periodo de Semana Santa en dicho y suelen ir acompañados con curtido y platillos de la temporada.

Los tamalitos de viaje, también son conocidos como, tamales blancos y son elaborados a base de maíz envuelto en tusa.

Este platillo tradicional destaca la base de la alimentación guatemalteca: el maíz, durante la colonia, este platillo formó parte del día a día de la cultura Xinca.

Los historiadores cuentan que, más que una comida, también era un “acompañante de viaje” que se unía al trayecto de los Xincas. Se les llama así porque se acostumbraba antiguamente a llevarlo dentro del morral en largos recorridos o romerías religiosas a pie o en caballo.

Entre sus ingredientes son el maíz, agua, en algunas ocasiones carne y, la tusa; que es la hoja seca de la misma mazorca de maíz y en algunas ocasiones ingredientes rituales como la ceniza: un símbolo de la vida y la muerte.

Ingredientes

1 libra de masa de maíz

1 litro y medio de agua aproximadamente

Manojo de tusa seca

Preparación

  1. En un recipiente plástico o de vidrio, amplio para mezclar, vierta la libra de masa de maíz, con la ayuda de una paleta de madera, mezcle agua poco a poco. (La consistencia de la masa debe ser pareja y que se pueda moldear con la mano.)
  2. Saque la masa del recipiente, y amase sobre una mesa, por cinco minutos.
  3. El manojo de tusa debe remojarse por unos minutos para que las hojas secas estén suaves y poder envolver la masa.
  4. Aparte unas hojas de la misma tusa para rasgar tiritas de un centímetro de ancho, con la mano, estas servirán para amarrar el tamal de viaje.
  5. Cuando las hojas de la tusa estén ya blandas, mida dos tazas para café, y esa será la porción a empacar en las tusas. Amarre por los dos extremos con tiras de la misma tusa.
  6. En una olla grande, debe ir colocando los tamales de viaje, apilados ordenadamente.
  7. Después cubra de agua y lleve a cocción por 1 hora a fuego medio.
  8. Luego de este tiempo, sáquelos de la olla y déjelos enfriar; cuando se disponga a consumirlos, se cortan en rodajas, y se pueden calentar en un sartén sin aceite, comal, o simplemente comer a temperatura ambiente, acompañando los platillos típicos como el revolcado, pepián o curtido.

El tamal de viaje guatemalteco, puede durar varios días a temperatura ambiente o en refrigerador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here