Foto: Pixabay

El incendio Bobcat ha sido una amenaza constante durante las dos últimas semanas para los residentes de ciudades y comunidades sobre las faldas de las Montañas San Gabriel. De manera inesperada, el incendio empezó a destruir sus primeras casas el viernes, solo que ocurrió del otro lado de las montañas, en el Valle Antelope.

Varias casas de la comunidad de Juniper Hills se quemaron la tarde-noche del viernes luego que fuertes vientos de más de 30 millas por hora impulsaron el fuego hacia el norte de las montañas.

El fuego ha sido de por sí difícil de atacar para los cuerpos de bomberos por lo rugoso y remoto del terreno, además del clima muy caliente y la insuficiencia de recursos a consecuencia de tantos otros incendios a los que se enfrenta el estado.

Las dramáticas imágenes empezaron a ser mostradas en noticieros y también en redes sociales.

Juniper Hills y otras comunidades cercanas fueron evacuadas a tiempo desde el jueves y no se reportaron lesionados, al crecer el incendio a 72,000 acres con un 15% de contención.

Mientras el daño a estructuras se ha presentado en el Valle Antelope, se mantienen vigentes las alertas de evacuación en comunidades del lado sur de las montañas como Monrovia, Arcadia, Sierra Madre, Altadena, Duarte e incluso Pasadena.

Por otra parte, el histórico Observatorio de Mount Wilson sigue peligrando no obstante que se había indicado lo contrario, al igual que el conjunto cercano de antenas de transmisiones que están valuadas en más de mil millones de dólares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here