El gobernador de California Gavin Newsom rechazó el proyecto que ayudaría a los inmigrantes de bajos ingresos, afectados por el coronavirus con 600 dólares para comprar alimentos.

Mientras que el asambleísta Miguel Santiago, de Los Ángeles, junto con otros líderes locales impulsaron la propuesta AB-826 que tenía como objetivo ayudar financieramente a las familias que sufren por inseguridad alimentaria en el estado.

“Los niños y las familias se mueren de hambre durante esta pandemia”, aseguró Santiago, alegando que el grupo al que principalmente buscaban ayudar han sido afectados por la pandemia, pero que no son elegibles para otros programas.

Dicho proyecto de ley lleva por nombre “Asistencia alimentaria de emergencia y fue aprobado por la Asamblea y el Senado de California y pasó a la firma del gobernador el 15 de septiembre y su objetivo era ofrecer “una tarjeta prepagada de uso único de $600 para usar en tiendas minoristas de alimentos.

Por su parte, Newsom dijo que no podía firmar el proyecto de ley debido a su “impacto significativo en el Fondo General”, enfatizando que su administración seguirá apoyando a todos los californianos, sin importar su situación migratoria.

Debido a la crisis por el coronavirus el número de personas con hambre se ha duplicado en California. Por esto la labor de los bancos de alimentos en el estado se han convertido en espacios fundamentales para que muchas familias puedan sobrevivir.

Por último, cerca de un 12% de los californianos están experimentando inseguridad alimentaria, además, entre los niños un 19% se van a dormir con hambre en el estado dorado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here